Devops the culture

you are looking for

⤙ Blog

Infrastructure as code

En la actualidad, en el ámbito de las infraestructuras de TI, casi todos los caminos llevan al hardware virtualizado y controlable por software. Tanto los recursos de red, servidor y almacenamiento, como los centros de datos al completo se pueden combinar y escalar de forma muy precisa en todo momento sin la necesidad de manipular los correspondientes dispositivos en persona. Gracias a los proveedores de infraestructura como servicio, podemos incluso alquilar el hardware subyacente definido por software a un precio económico, librándonos de la necesidad de contar con una infraestructura interna.

Sin embargo, sigue siendo un reto administrar los distintos recursos, en particular, debido a las exigencias cada vez mayores de las infraestructuras de TI y al hecho de que, a menudo, se recurre a los servicios de varios proveedores de IaaS diferentes al mismo tiempo. De ahí que el principio de infrastructure as code, en español infraestructura como código o infraestructura programable, cobre cada vez más importancia.

¿Qué es la infraestructura como código (IaC)?

Infrastructure as code (abreviado como IaC) es un paradigma de TI que describe en lenguaje informático no solo el software, sino también la infraestructura necesaria para ejecutarlo, como el espacio de almacenamiento, la potencia computacional o los recursos de red. Básicamente, se trata de programar estructuras de hardware como un código ejecutable que puede adaptarse, duplicarse, eliminarse y versionarse fácilmente en cualquier momento. El concepto de la infraestructura como código se basa en tecnologías de nube modernas como la virtualización y el manejo de recursos definidos por software, lo que hace posible gestionar el hardware sin acceder manualmente a los dispositivos subyacentes.

¿Cuál es el objetivo de la infraestructura como código?

El nivel de exigencia respecto a los productos de software ha aumentado a ritmo vertiginoso en los últimos años. Como consecuencia, los ciclos de desarrollo se acortan cada vez más y se busca constantemente la máxima disponibilidad y flexibilidad. Por lo tanto, además de la optimización del desarrollo del código, uno de los pilares de una arquitectura global funcional, estable y, sobre todo, competitiva, es el mantenimiento y la mejora constante de la infraestructura de hardware subyacente. Aquí es donde entra en juego el concepto de infrastructure as code, diseñado especialmente para aumentar la calidad y la eficiencia de las infraestructuras. Entre los objetivos y funciones básicas de IaC se incluyen, entre otros:

  • Automatizar los procesos manuales lo máximo posible.
  • Borrar los límites entre las aplicaciones y los entornos en los que se ejecutan.
  • Establecer un flujo de trabajo flexible que facilite la colaboración de todos los implicados en el proceso de desarrollo en toda la empresa.
  • Presentar los cambios y movimientos de contenido de forma transparente y detallada en todo momento.
  • Lograr que la configuración del hardware sea tan verificable como la del software.

¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de infrastructure as code?

La infraestructura como código desempeña un papel fundamental a la hora de superar los retos que plantea agilizar el desarrollo del software. Gracias a los scripts preconfigurados, los cambios necesarios en la infraestructura se realizan a un ritmo que sería imposible de alcanzar si se hicieran manualmente. Tampoco importa si los ajustes deben hacerse en plena noche, fin de semana o día festivo. Asimismo, disminuye la posibilidad de error, especialmente en el caso de los procedimientos administrativos que se repiten a menudo, porque no se pueden cometer errores tipográficos o de introducción de datos. Además de la alta velocidad y la baja tasa de error, infrastructure as code ofrece las siguientes ventajas frente a la configuración manual:

Alta eficiencia: la infraestructura como código automatiza la mayor parte de la administración de recursos, lo que ayuda a optimizar el ciclo de vida del desarrollo del software (SDLC, por sus siglas en inglés), es decir, de todo su proceso de desarrollo.

Reutilización: una vez se ha escrito el código para una infraestructura, este se puede ejecutar en cualquier momento y todas las veces que se desee. Lo mismo se aplica, por ejemplo, a los entornos de pruebas durante la(s) fase(s) de desarrollo.

Control de versiones: donde haya código, también es posible controlar las versiones, por lo que el principio de infrastructure as code permite documentar y rastrear cualquier cambio realizado en una infraestructura. Esto tiene la ventaja, entre otras, de que cualquier configuración anterior se puede restaurar sin ningún problema.

Minimizar costes/esfuerzo: automatizar la administración de la infraestructura ahorra muchos costes y horas de trabajo que, a su vez, pueden invertirse en otros ámbitos.

La última ventaja, sin embargo, no está exenta de limitaciones. Seguro que un entorno bien programado de infraestructura como código nos ahorra costes y tiempo, pero no podemos ignorar el trabajo que conlleva diseñar e implementar este sistema. Para muchos administradores, el modelo de IaC implica cambios importantes porque resulta prácticamente imposible realizar la transición a una infraestructura automatizada o implementarla sin tener una comprensión profunda de los conceptos de arquitectura en la nube y conocimientos de lenguajes de programación como Java, Node.js, Python, etc. y del manejo de las API. Especialmente al principio, por lo tanto, hay que contar con unos costes relativamente altos y muchas horas de formación.

E-Grafia

https://www.ionos.es/digitalguide/servidores/know-how